Laboratorios

El Laboratorio de Análisis de Suelos, surge en 1983 del convenio entre la Universidad Nacional del Centro y la Asociación de Cooperativas Argentinas; demandó como todo proyecto que se inicia, energía, perseverancia y compromiso. Luego de que el Lic. Castro tomara funciones exclusivas en docencia y el Ing. Agr. Rafael Introcasso, profesor viajero del área de Suelos, dejara su cargo docente y ya no participara del asesoramiento agronómico del Laboratorio, en el período 1993-1994 las actividades de servicios fueron sostenidas por la Ing. Agr. Norma Pérez.

No es claro cuándo el Laboratorio de Análisis Químico de Suelos comenzó a llamarse Laboratorio Regional de Análisis de Suelos (el LRAS de aquí en adelante), pero sí se sabe que ésta fue la denominación que tuvo en que contó con la dirección de la Ing. Agr. Susana Pazos, profesora además de la Cátedra de Edafología Agrícola. El cargo de asistente técnico fue desempeñado en este período por el Téc. Químico Augusto Meyer, con apoyo parcial en los picos de trabajo de Ing. Agr. Silvia Mestelán, en calidad de Becaria de Perfeccionamiento UNCPBA primero, y como Ayudante graduado después de Edafología Agrícola. El Laboratorio fue relocalizado en el campus de la Universidad, primero en un pequeño espacio al final del Pabellón de Biología y luego a su sitio definitivo en el Pabellón de Química, Suelos, e Hidrología de Llanuras, donde se encuentra radicado actualmente. La seguridad e higiene en el trabajo fueron preocupaciones de A. Meyer por aquellos días, así como la estandarización y los controles internos fueron también objetivos de Susana Pazos, objetivos que se compartieron en gestiones sucesivas.

Tanto en la gestión como responsable de S. Pazos y en gestiones posteriores del Laboratorio (Alberto Sfeir: 2001-2008 y de Silvia Mestelan: 2008 y continúa) se puso esfuerzo en mantener los equipos disponibles, en la gestión para adquirir nuevos materiales y equipos y en el desarrollo de rutinas de análisis de suelo para el diagnóstico de fertilidad de acuerdo a protocolos establecidos por el SAMLA (Sistema de Apoyo Metodológico para Laboratorios Agropecuarios), al cual el Laboratorio permanece adherido desde aquel entonces, independientemente de los cambios en dirección.

Más allá de las adquisiciones logradas para el Laboratorio en cuanto a equipamiento, el espíritu práctico, innovador y curioso de A. Meyer permitió la adaptación y construcción de equipamiento-dispositivos en los años en que prestó servicio (hasta su retiro en el 2006), colaborando con la gestión actual en estos desarrollos a demanda y en el mantenimiento general de equipamiento de este laboratorio y otros. Parte de estas habilidades están plasmadas en la columna de desmineralización de agua de lluvia, en el montaje de una pipeta para textura, y más recientemente, con fondos que aportó el IHLLA (Instituto de Hidrología de Llanuras), un calcímetro de Chittick y con fondos que proveyó el grupo de Cereales un microdestilador por arrastre de vapor. Los dos últimos permitieron a la gestión actual la implementación de la técnica de equivalente en carbonato de calcio (útil en suelos, sedimentos y algunos tipos de composts) y la cuantificación de amonio en suelos, composts y fertilizantes, en digestos (nitrógeno total) y en extractos para cuantificar la capacidad de intercambio catiónico, lo que hace que actualmente el laboratorio cuente con capacidad operativa instalada tanto para caracterizar suelos como para rutinas de diagnóstico de fertilidad.

En la medida en que el Laboratorio comenzó a ser reconocido en el medio aumentó su demanda y exigió la contratación de becas de contraprestación, siendo una de las becarias la elegida para continuar con la asistencia al laboratorio una vez efectivizado el retiro de A. Meyer, la Ing. Agr. Francisca Cataldi, quien fuera más tarde reemplazada por la Lic. en Química y Bioquímica Amalia Almirón, quien se encuentra actualmente en el cargo. Se sumó desde el 2007 la Srta. Valeria Narvaja con funciones establecidas por contrato, y en el 2008 ingresó también como becaria la estudiante avanzada Andrea Alonso, a la que se le otorgara una pasantía del Municipio de Tapalqué durante el 2009.

Si bien el Laboratorio de Análisis de Suelos nunca estuvo ausente de procedimientos que permitieran controles internos de calidad, a partir del 2010, con la apertura del PROINSA (Programa de Interlaboratorios de Suelos Agropecuarios, en la esfera del Ministerio de Agricultura de la Nación) el Laboratorio se desempeñó en forma satisfactoria por tres años consecutivos al presente en rutinas significativas de diagnóstico de fertilidad, que son las que se analizan en las rondas (no todas las rutinas de nuestro laboratorio son puestas a prueba), lo cual ha afianzado su imagen en el medio.

En el transcurso de la gestión de quien escribe este resumen se han establecido lazos con otros grupos dentro de la Facultad (como el de Cereales, que permitió la instalación del microdestilador), con Sistemas de Producción Animal, con quien se comparte trabajo de investigación radicado en el Núcleo de Actividades Científicas y Tecnológicas CRESCA (Centro Regional de Estudios Sistémicos de Cadenas Agroalimentarias) y con el grupo de Producción Animal, que financiara digestor localizado en el área de Química, necesario también para nuestro trabajo. Con el LIMAyA (Laboratorio Integrado de Microbiología Agrícola y de Alimentos), se ha establecido una relación muy fluida a través de su directora, y a través de tesistas de grado y dos proyectos de investigación compartidos dedicados a la problemática de los residuos sólidos urbanos domiciliarios, radicados en el CIISAS (Centro de Investigaciones sobre Sistemas Agronómicos Sustentables). En la relación con investigadores del IHLLA (que de alguna manera se retoma de la gestión de A. Sfeir) se dio espacio a tres becarias para el desarrollo de rutinas necesarias para sus tesis de Magister o preparación de muestras para determinaciones a desarrollar en otras facilidades, se llevó adelante un trabajo de graduación y se caracterizaron suelos en el marco de un proyecto acreditado. Siempre dentro del ámbito de la UNCPBA hay cooperación establecida también con el Grupo de Física Ambiental del Instituto de Física de Arroyo Seco (IFAS-Ciencias Exactas), y cooperaciones puntuales con grupos de la Facultad de Ciencias Veterinarias. Más recientemente se estableció conexión con el Instituto del Agua y la Facultad de Farmacología de la Universidad de Granada (España) para desarrollar investigación conjunta con el LIMAyA.

A la conexión con el medio y grupos de investigación internos y externos a la UNCPBA se ha sumado la vinculación con los Municipios de Azul y Tapalqué (por la problemática de residuos sólidos urbanos) que se atiende junto con el LIMAyA, con el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) Azul (Grupo de Producción Animal), el Ministerio de Asuntos Agrarios (beca CIC) y el Poder Judicial (perito oficial). Por último en el espacio de trabajo del Laboratorio se ha entrenado personal de dos Laboratorios del medio (radicados en Mar del Plata y Saladillo, respectivamente).

Como ya se estableciera, el Laboratorio es un ámbito para el desarrollo de trabajos finales de carrera, de posgrado, y realiza apoyo a actividades docentes como los trabajos integración de la carrera de Ingeniería Agronómica, se hace el cierre de la cursada de Química Agrícola y facilita equipamiento para los trabajos prácticos de la asignatura Edafología Agrícola, también de Ingeniería Agronómica.

A futuro se esperan sostener las actividades y vinculaciones descritas, sumándole la adecuación paulatina del laboratorio para poder calificar para la obtención de normas ISO 9000| y 14000, así como se continuarán las gestiones para la obtención de nuevo equipamiento.