Nuestra historia

Es difícil definir la extensión universitaria y de hecho existen varios conceptos que nunca se contraponen, pero que en función de diferentes enfoques y posturas, extensión es más o es menos abarcativo de un amplio y muy variado rango de actividades que incluye un completo espectro temático. La resolución 3820/11 por la cual se crea la actual Secretaría de Extensión de la UNCPBA, la considera como “…un proceso que contribuye a la producción de conocimiento nuevo, que vincula críticamente el saber científico con el saber popular. Asimismo, es una función que permite orientar líneas de investigación y planes de enseñanza; generando compromiso universitario con la sociedad y la resolución de sus problemas. De este modo la extensión universitaria se materializa en un conjunto variado de actividades y acciones planificadas, de mayor o menor complejidad organizativa y duración en tiempo, tendientes a facilitar una relación fluida de la Universidad con el medio, promoviendo la utilidad social del conocimiento y la formación solidaria, contribuyendo al mejoramiento tanto de la colectividad como del individuo, así como el fortalecimiento de la propia identidad cultural.”

En el caso de la Facultad de Agronomía, desde su creación siempre se realizó extensión de diversas formas, intervenciones, acciones, vinculaciones con diferentes sectores del medio tanto en lo productivo como otras entidades intermedias, gubernamentales o no, y con distintas figuras académicas y administrativas. En la estructura organizativa actual de la Facultad, la extensión se canaliza a través del Departamento de extensión y difusión de carreras.

La extensión universitaria ha logrado un mejor posicionamiento en los últimos años en base a programas y convocatorias a proyectos con financiamiento de organismos estatales y privados, bajo la premisa de jerarquizar la actividad y especialmente a través de la función de extensión, lograr un mayor y mejor impacto de las universidades nacionales en el desarrollo e inserción social. Este nuevo paradigma que hoy en día se está transitando implica un desafío de los sectores generadores del conocimiento, el cual se incrementa al tratarse de universidades públicas, en pos de mejorar la calidad de vida de la ciudadanía. Se ha insertado en la comunidad académica la premisa que la universidad no es una isla, sino parte de la sociedad a la cual se debe naturalmente y que posee la capacidad de aportar a la resolución de problemáticas complejas de diferente índole; en forma interna, la vinculación natural entre docencia, investigación y extensión también se ha logrado fortalecer logrando de esta manera la integración entre los conocimientos obtenidos, la formación de recursos humanos y la integración con el medio.